PARA VISITAR :: 5 LUGARES HISTÓRICO-CULTURALES EN EL ALTO VALLE

El Alto Valle del Río Negro, afortunadamente, ya no es ese verdadero Far West que describió el gran escritor Osvaldo Soriano en su relato Primeros Amores, del libro Cuentos de aquellos años felices.  Soriano, que vivió en Cipolletti entre 1956 y 1959, se quejaba de las calles de tierra, de la falta de librerías, del viento, de los diarios que llegaban de Buenos Aires con tres días de retraso,  de la inexistencia de lugares para escuchar música o ver teatro.  Hablaba de sólo tres únicos entretenimientos: cine, carreras de motos y fútbol. Un poco más de medio siglo después, este oasis en medio del desierto norpatagónico,  está dejando de ser sólo un lugar de paso para los turistas ávidos de montañas y nieve. La región se está ganando, no sin esfuerzo y trabajo,  un lugar en el imaginario del viajero que piensa pasar unos días en la Patagonia. Bodegas, buenos restaurantes, pesca con mosca, actividades de aventura, nuevos hoteles, más información turística, en definitiva, mejor infraestructura, le dan a la región la posibilidad de seducir a los visitantes y retenerlos con sus atractivos. El paso del tiempo, por supuesto, también tiene mucho que ver en esto. Y la posibilidad de mirar hacia atrás y poder percibir una historia, una memoria, también deja espacios y sitios muy interesantes para ser visitados por lugareños y “extranjeros”. En este caso recomendamos cinco lugares de gran valor histórico-cultural para conocer en el valle.

1- MNBA. Neuquén. Este museo fue construido y es administrado con un nivel que lo coloca a la vanguardia de los mejores sitios dedicados al arte en el país. Su muestra permanente está integrada por obras pertenecientes al arte europeo, desde el Renacimiento hasta el Siglo XIX, así como colecciones de arte argentino, desde el Siglo XIX hasta nuestros días. Es la primera vez, en más de un siglo de historia del MNBA, que parte tan importante de su acervo es cedida a otro museo fuera de la ciudad de Buenos Aires. Además, presenta exposiciones temporarias de artistas de la talla de Xul Solar, Spilimbergo, Testa, Rodin, es decir, exponentes de nivel mundial. Imperdible y un lujo que se da la Patagonia. Informes: (0299) 4436268.

2- Bodega Museo la Falda. Cipolletti. Río Negro tiene una rica historia vitivinícola. Llegó a ser la tercera provincia del país en cantidad de hectáreas de vides implantadas. La bodega La Falda fue fundada en 1910 por Bernardo Herzig, inmigrante alemán que trajo desde Europa la sabiduría y la pasión por hacer vino.  Hoy el establecimiento es un verdadero museo, administrado por la tercera generación de la familia, con Jorge Herzig a la cabeza.  Realizan visitas guiadas de una hora. Se pueden recorrer cien  años de historia vitivinícola, conociendo maquinas originales, cavas, barricas, herramientas de mano, el banco del tonelero, en fin,  los elementos que se utilizaban antiguamente para la elaboración del vino y que hablan también de la cultura y la gente del lugar. El recorrido finaliza con una degustación. Se debe acordar la visita: (0299) 4773168.

3- Museo del Riego. Barda del medio. El Valle probablemente no existiría si la Ley Nacional N° 3727 del año 1898 no hubiese encomendado al Ministerio de Obras Públicas de la Nación la construcción de canales de irrigación para aprovechar la riqueza hídrica de la zona. Ese fue el comienzo para regar por venas de canales y acequias miles de hectáreas de tierras rionegrinas a través del colosal Dique Ballester,  obra de 17 compuertas que atraviesan el río de margen a margen,  cuyo largo es de 420 m. En el Museo del Riego se puede sentir el “nacimiento del Valle” y conocer los detalles de la región a comienzos del siglo XX. También propone actividades programadas como avistajes de aves, cabalgatas, flotadas y safaris fotográficos. Consultas: (0299) 4908049 o turismo@museodelriego.gov.ar

4- Museo Albinegro. Cipolletti. El Club Cipolletti, por infraestructura e historia, es el más importante de la Patagonia y la ciudad que lo ama muchas veces fue conocida en el país por sus hazañas futbolísticas. Desde octubre pasado los seguidores del deporte más importante de la Argentina pueden disfrutar del flamante “Museo Albinegro”, que late en el corazón del club. Allí están todas las camisetas que utilizó el equipo en sus 84 años, y hasta cuadros del Cipolletti Athletic Club de 1915 y 1916 que ya jugaba con la casaca albinegra a bastones. Hay diversas vitrinas explicativas con reliquias, cuadros de fotos no sólo de fútbol. Y la vedette de las camisetas: la “7” que Omar Perales usó el 19 de agosto de 1973, cuando Cipolletti se insertó por primera vez en el fútbol grande de AFA para instalarse definitivamente como el ícono patagónico del fútbol argentino. Informes (0299) 4774428.

5- Museo Paleontológico Ernesto Bachmann. El Chocón. Más de 65 millones de años se esconden en el subsuelo misterioso de los alrededores de El Chocón. La erosión de los acantilados esculpieron un desierto ondulado, lleno de piedras y espinas, que esconde un tesoro sin igual en el mundo: “El valle de los dinosaurios”.  Este museo enseña sobre la ciencia paleontológica y presenta réplicas de dinosaurios,  todo un paraíso para la imaginación de los niños, y muestra a su estrella: el Gigantosaurus Carolini, el dinosaurio carnívoro más grande descubierto hasta el momento,  cuya reproducción se encuentra en el Museo de Historia Natural de Nueva York. Consultas al (0299) 4901230. ■

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.