Una (maravillosa) ridícula idea

@pablobernasconigallery

TXT: Roxana Ramospé
PH: Martín Crosta/Aire.life y gentileza Bernasconi Gallery

“La ridícula idea” fue crear una galería de arte en medio de una pandemia, con obras que se pueden adquirir en un click, en medio de un bosque patagónico. Sin dirección, ni teléfono, sin publicidad. Sólo unas pocas pistas traviesas que, – y esto es seguro-, guiarán a quienes realmente deseen encontrarla. Y sí, es Pablo Bernasconi, ¡quién mejor para invitarnos a abrir la puerta para ir a jugar!

Afortunadamente Tania Gatti, está allí. Él la describe como su cable a tierra, y lo es. Y es mucho más, porque en este nuevo espacio de arte ella expone su proyecto artístico “Wama Cerámica”, objetos creados en cerámica gres. Pero además es la gestora y productora ejecutiva, ya que logró convertir la idea en una realidad.

-La pregunta es inevitable: ¿por qué decidieron llamar a la Galería de arte “La ridícula idea”?

Pablo: -En medio de la pandemia, cuando todos estábamos aislados, se nos ocurre generar un espacio de confluencia, de encuentro con la gente, con las obras y con el aspecto físico de las cosas, que justamente en ese momento estaba vetado. Todo era virtual: las relaciones, la enseñanza, la venta de obras; pensar en esto, en ese momento, ¡sonaba como una ridícula idea! Por otro lado, teníamos la impronta de no comunicarlo de una forma masiva, de no develar exactamente dónde queda la galería, de no empujar a la gente que llegue sino intentar que la descubran, averigüen, investiguen y pregunten y traten de llegar de una forma un poquito más elaborada, pero que también eso afine el interés de los que realmente llegan a la Galería. 

Tania: –En este momento, en el que la publicidad copa las redes y hay un bombardeo de información también puede haber gente a quien pueda parecerle ridículo que lo hagamos de esta forma. Pero a nosotros nos parece que así va a llegar la gente indicada, que le interese la obra y no tanto quienes están de paseo y pasan porque sí.

Pablo: –Me parece que es un lugar tan personal y tan íntimo, sostener esa intimidad de forma legítima es sostener que la gente que llegue también le interese lo mismo; que no sea un accidente que llegue aquí, que no le dé lo mismo ir a la galería que a la Isla Victoria. No es un parador turístico, es un lugar de encuentro y muy íntimo y queremos sostener eso, que en este momento es ridículo: para verlo como un negocio es una ridiculez, para verlo como un sistema de comunicación es bastante ridículo. Pero sentimos que está bien. 

– Este es un proyecto de pareja también, ya que lo encararon juntos. ¿Cómo vivieron este proceso?

Tania: –En realidad se dio de manera natural. Nosotros acompañamos mucho lo que hace el otro y no fue muy planeado, sino que la idea surgió y yo acompañé y terminó siendo un espacio compartido, porque yo tengo también mi proyecto de cerámica gres, Wama Cerámica, en la trastienda de la Galería. Lo vivo de una forma muy orgánica y me parece que nos potenciamos, Pablo es muy creativo y yo soy buena para producir y anclar todas esas ideas.

Pablo: – Para mí es claramente un indicio que es una fórmula que nos sostiene. Mis viejos eran parecidos. Recuerdo que el libro “El diario del Capitán Arsenio” lo dediqué: “Para mi papá que me enseñó a volar y para mi mamá que me enseñó a aterrizar”. Tania tiene una puesta en valor de las ideas en forma de ejecución que me ayuda a sostener cosas que son demasiado inauditas, volátiles e intangibles. Por ejemplo, La ridícula idea la hicimos sin plata. Yo pensé, “¿a ver si podemos hacerlo?”. Y de lograr que las personas se jugaran a prestarnos dinero y generarlo a partir de la venta de obras a través de plataformas, o de derechos de autor, de todo eso se ocupó Tania. Ese cable a tierra es Tania, es mi cable a tierra, sino esto sería nada.

– ¿Cómo surgió Wama?

Tania: –Hace diez años que hago cerámica, y en la pandemia extrañaba mucho ir al taller adonde tomaba clases; después nos mudamos de casa y allí surgió un espacio donde tengo mi taller. Luego pasó que amigos y gente cercana empezaron a encargarme piezas y empezó a crecer de a poco, hoy ya tiene su showroom.  El mundo de la cerámica es infinito, pero dentro de mis intereses artísticos la cerámica es un material único, noble, que parte de la tierra para ser transformado en esculturas, piezas que sirven en lo cotidiano, en diseño. Wama es el resultado de toda esa pasión que tengo por la cerámica.

– ¿Qué objetos de tu marca se pueden adquirir en la Galería?

Tania: – Hay objetos de gastronomía y otros vinculados a lo energético como candelabros, sahumadores, a los que llamo objetos de poder, que buscan conectar con rituales. Es cerámica gres vitrificada, los esmaltes dan colores muy brillantes lo que me permite todo un vuelo en la pintura que a mí me interesa mucho, utilizando materia prima de la Patagonia como ceniza volcánica. Ahora estoy proyectando armar series conceptuales desde el color o las texturas. Es un mundo que se va abriendo a medida que voy explorando.

– ¿Quiénes construyeron este octógono que es La ridícula idea?

Pablo: La construyeron un trío que son mis mejores amigos, Javi y Joaquín Delfino y el proyecto estuvo a cargo del arquitecto Santiago Conte, con quien somos amigos desde la época de la facultad. Fue trabajar en esta historia que te contaba antes: la afinidad y la confianza ciega en el respeto mutuo que nos tenemos. Somos como familia y cuando entrás al lugar se respira eso: que lo hicimos entre amigos. La Galería está en un entorno natural de maravilloso bosque y un cuidado jardín que levantamos con Silvia para darle una figura protagónica a lo natural y al afuera, que invita a que el jardín sea parte de la exhibición de obras. Todo esto me parece que Bariloche se lo debe, y está bueno que existan este tipo de iniciativas que acercan a la gente con intereses comunes. Es una buena excusa también para disparar vínculos y oportunidades de encuentros hacia cosas que no sabemos cómo van a terminar…eso también nos gusta. Es todo así…como un juego.

+ INFO

La Galería de arte exhibe obras de Pablo Bernasconi, (pinturas, ilustraciones y libros) y de Tania Gatti (objetos en cerámica gres) para venta directa.

“La ridícula idea” estará abierta todos los domingos de enero de 19 a 21 hs, además de los eventos especiales que realiza la Galería. Se puede concertar una cita previa a través de pablobernasconigallery@gmail.com y las cuentas en Instagram @pablobernasconigallery y @wamaceramica

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.