Ultimate magazine theme for WordPress.

Volver al futuro :: Bareko bariloche hotel | Bariloche

BAREKO-01 BAREKO-02 BAREKO-03 BAREKO-04 BAREKO-05 BAREKO-06 BAREKO-08

POR AIRE
FOTOS BAREKO Y FRANCISCO BEDESCHI

La vieja casona de estilo inglés dejó paso a una nueva propuesta, moderna y contemporánea. El Bareko Bariloche Hotel, del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) de la República Argentina, es una flamante opción que ofrece Bariloche: cuenta con 18 habitaciones dotadas de los mejores servicios y la más moderna tecnología, además de espacios comunes cuidados y funcionales. Arquitectura y diseño colaboraron para que el cambio fuese no sólo estructural sino también estético, además de pensado y evidente.

Lo primero que llama la atención es el cambio, la metamorfosis notable que transformó al lugar. Antes, con la cotidiana calle Gallardo como eterna compañía, la construcción «era», efectivamente, de mediados de la década del 50 del siglo pasado, con su fachada clásica al mejor estilo de un típico club de tenis inglés. En principio el lugar fue una casa de familia; luego allí mismo funcionaron distintas dependencias del poder judicial (lo que sugiere una sospecha respecto a sus dimensiones) y, casi finalmente, el sitio se transformó en una hostería, «El lago azul», que se había mimetizado como un habitante imperceptible y habitual más en una de las avenidas más importantes y céntricas de Bariloche. El cambio ha sido extraordinario. La gente del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) de la República Argentina, lograron darle forma a una idea que de muchísimas maneras mejora sustancialmente la idea original: sigue siendo una hostería, que ahora se denomina Bareko Bariloche Hotel, aunque la diferencia entre el «antes» y el «después» “el «ahora», correctamente hablando-, es evidente y sustancial. El frente moderno se impone visualmente por la piedra y la madera. El ingreso, que enfrenta al viajero con una sobria, moderna y elegante recepción, ofrece paredes de colores pastel, pinturas y ornamentos al tono, todo en un ambiente cálido y sin artificios. Una escalera de madera oscura indica el camino hacia los espacios comunes como la sala de estar o una barra, con banquetas y estilos «deliberadamente anacrónicos» que forman parte del estilo del flamante Bareko Bariloche Hotel (abrió sus puertas a comienzos de marzo de este año). En el salón comedor, hacia el fondo, también predomina la luz, los tapizados sixties vintage, sillas y mesas de madera, y colores al tono. El camino permite admirar puertas de madera y vidrio, todas con tenues vitraux. Los cuartos, arriba, no escapan a la descripción: el espacio, además, está «estéticamente» cubierto, lo que implica que camas y mobiliario son mucho más que necesarios, funcionales e indispensables para un establecimiento de estas características.
Las modificaciones tienen fundamento y explicación, además del elemental adjetivo que supone el elogio. Carlos Fernández, uno de los arquitectos que llevó a cabo las tareas de remodelación junto a su colega Carolina Vera, explicó que uno de los desafíos consistía en mantener la funcionalidad del lugar como una hostería pero con mayor categoría y mejores comodidades: «Con respecto a lo que existía, buscamos, fundamentalmente, modificar el acceso, lo que también se transformó en la principal dificultad. Y lo logramos, arquitectónica y estéticamente. Antes se ingresaba por el subsuelo y actualmente se ingresa por lo que antes era el primer piso, que ahora es la planta baja. Técnicamente, además, generamos una doble altura para darle mucha más luz y espacialidad a las áreas comunes», dijo, para luego agregar que conceptualmente trataron de respetar la volumetría y la arquitectura que ofrecía la construcción original. La hostería actualmente cuenta con 18 habitaciones y con las tareas de reforma se perdieron dos de ellas, cuyos espacios se utilizaron para ampliar y mejorar los lugares comunes (los trabajos, que comenzaron en agosto de 2010 y finalizaron en marzo de este año, fueron realizados por la empresa que comandan el constructor Ricardo Gutiérrez y el arquitecto Alberto Fantini) También se mejoró el comedor, al que se le incorporó un jardín de invierno, además de un play room para chicos. El estilo, consideró Vera, significó un gran cambio respecto al concepto original de la obra: «La idea supuso utilizar materiales de la zona como la piedra y la madera, lo que implicó, a posteriori, lograr una imagen más acorde con el lugar, absolutamente opuesta a lo que existía, con su estilo de viejo caserón británico. Por eso el contraste es grande», especificó.
Todo, refieren, se decidió en equipo, asuntos arquitectónicos y ornamentales incluidos. La cuestión estética, en absoluto menor, se fue concibiendo paulatina y paralelamente a las consideraciones arquitectónicas, cuyas diferencias más extraordinarias más notables se aprecian en la zona de ingreso, las áreas comunes, la recepción y los bares.
José Fernández, administrador del lugar, reafirma que la intención “absolutamente lograda, por otra parte- siempre fue elevar la categoría y el nivel que exhibía la hostería: «Somos demasiado nuevos en Bariloche y todo es una novedad para nosotros. Recién ahora vamos a enfrentar nuestro primer invierno y, al respecto, nos sobra optimismo: tenemos la infraestructura y las comodidades necesarias para enfrentar la temporada, estar cómodos y ofrecer un servicio impecable. Todo está listo», dijo.
Las reformas lograron transformar lo que había. El Bareko Bariloche Hotel está en el mismo lugar pero es otra cosa, absolutamente. En términos de estilo, diseño y decoración, la responsable fue Mara Jankovic, quien definió al estilo como «definitivamente contemporáneo»: la premisa «fue generar algo moderno, original incluso en los colores y hasta en las texturas». Se trató, indicó, de un trabajo que supuso de una interacción permanente entre todos: «Logramos un buen resultado. Decididas las tareas estructurales, conseguimos plasmar el estilo, que supuso pensar en las texturas, los colores y la iluminación, por ejemplo. Me gustan mucho los efectos de luces, ya que cada lugar puede resaltar aún más si ésta cuestión se piensa previamente.
La luz es cálida, los cuadros no se eligieron de cualquier manera, los muebles son de diseño, la mayoría de ellos hechos a medida en Bariloche. Todo tiene el mismo criterio, todo es coherente: desde las mantitas de pie e cama hasta el diseño del jardín. La hostería no sólo parece otra: es otra», señala. La hostería Bareko modificó su estilo y su estructura. Como si se tratase de una novela extraña y ucrónica de Alejandro Dumas, todos fueron para uno y uno para todos. El resultado está a la vista. La modernidad ya no es periférica.

Desde adentro
Por Gerardo Anchava,
Gerente administrativo de SETIA
El proyecto se inició hace un año y medio. La idea fue del Secretario General del gremio, Mauricio Anchava, quien desde 2005 está a cargo del Consejo Directivo Nacional del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA). Junto a él comenzamos a recorrer distintos destinos turísticos con la idea de ofrecerle otra opción vacacional a nuestros afiliados: en la actualidad tenemos hoteles en Mar del Plata, en Villa General Belgrano (Córdoba) y un camping con hotel en Ezeiza, además de distintos lugares de recreación en diferentes lugares de la Argentina. Optamos por la Patagonia y por votación el C.D.N. del Sindicato decidió que la plaza debía ser Bariloche, por lo que comenzamos a recorrer la ciudad para ver qué era lo que se adecuaba a nuestras necesidades. Somos un gremio de los considerados «chicos» debido a nuestra cantidad de afiliados, por lo que buscábamos un hotel o una hostería que no superase las 25 habitaciones. Y éste, donde funcionaba la vieja hostería «El Lago Azul», fue el último de los lugares que recorrimos junto a la Sra. Mariana Rodríguez de Punto Sur propiedades, pero fue el que más nos gustó, a pesar que desde ese momento sabíamos que teníamos que hacerle numerosas reformas.
La segunda etapa fue, precisamente, la que implicó la realización de los trabajos de rediseño y remodelación. Armamos un buen grupo de trabajo con Carlos Fernández, Carolina Vera, Ricardo Gutiérrez, Alberto Fantini y Mara
Jankovic, a quienes les expusimos muy claramente lo que queríamos. Ellos lo interpretaron a la perfección y comenzamos a trabajar en Agosto de 2010: el pasado 1 º de Marzo logramos abrir las puertas de Bareko Bariloche hotel casi en tiempo record, ya que una obra de similares características insume, en Buenos Aires, no menos de un año de trabajo. El resultado fue óptimo y todos nos entendimos muy bien respecto al lenguaje y al estilo que queríamos plasmar en la hostería. La tercera etapa fue la de la decoración y, como pertenecemos al gremio textil, pretendíamos que el lugar tuviera las mejores telas y géneros. Las hemos comprado en Bariloche. La calidad es impecable.
Las tareas fueron totalmente satisfactorias y hasta los vecinos del barrio, que llevan años viviendo en la misma calle, nos decían que no podían creer lo que habíamos hecho para conseguir algo tan distinto a lo que había. Y tan lindo, además. Nuestro compromiso principal “más allá de la obra, que es muy buena- es siempre con nuestros afiliados, quienes ahora podrán contar con la posibilidad de acceder a un nuevo destino como Bariloche.
De cara a nuestra primera temporada de invierno, las expectativas son buenísimas, ya que tenemos una masa de afiliados en constante crecimiento en ésta zona. Además pertenecemos a la Rueda Solidaria de la Confederación General del Trabajo (CGT), la cual nos permite compartir plazas con trabajadores de otros gremios. Este tipo de convenios de reciprocidad nos permite atender siempre una demanda alta, que es lo que casi con seguridad haremos cuando llegue la nieve. Estamos contentos, listos y preparados.

Por Mauricio Anchava,
secretario general de SETIA

En primer lugar, quiero felicitar y agradecer a todo el equipo que trabajó para haber podido concretar esta magnífica obra. Estuve en la búsqueda y elección del lugar. Y ver esta realidad me regocija el corazón y me da la satisfacción que nuestros compañeros afiliados tienen un nuevo lugar, de gran categoría, para disfrutar junto a su familia; como así también afiliados a otros Sindicatos, ya que como manifestó Gerardo, por principio solidario de los trabajadores lo ponemos a su disposición a través de la C.G.T.. Asimismo, es importante recalcar que es nuestra naturaleza, la de los dirigentes sindicales; velar por la salud, recreación, capacitación, turismo, educación, etc. de los compañeros trabajadores, lo cual se hace con una administración transparente y responsable de sus aportes. Finalmente, deseo agradecer a toda la comunidad de San Carlos de Bariloche por acogernos y permitirnos disfrutar de todas sus bellezas. –

–¼ BAREKO
Av. Angel Gallardo 362/6
S. C. de Bariloche – Río Negro
Patagonia – Argentina
Tel.: +54 2944 524078
www.bareko.com.ar

ARQUITECTOS
Estudio Fernández – Vera:
Arq. Carlos Fernández
Tel.: +54 2944 582225
carlos.fernandez@fv-arquitectos.com.ar
Arq. Carolina Vera
Tel.: +54 2944 660740
carolina.vera@fv-arquitectos.com.ar
DECORACIÓN
Mara Jankovic
Tel.: +54 2944 1560 7807
maraj@speedy.com.ar
www.mjdeco.com.ar
CONSTRUCTORES
Arquitecto Alberto A.Fantini / Ricardo Gutiérrez Construcciones


También podría gustarte