Ultimate magazine theme for WordPress.

Un mar de tulipanes en el sur

Texto: María Eugenia De Cicco
Fotos: Iván Hoermann y Bruno Cariman

La pequeña localidad de Trevelin, en la provincia de Chubut, es el enclave de origen galés que durante el mes de octubre se convierte en el “Jardín de la Patagonia” cuando miles de tulipanes florecen en la chacra Plantas del Sur.

La primavera hace su magia cada octubre en el campo perteneciente a la familia Ledesma, que lleva veintidós años en la producción de bulbos de tulipán. El emprendimiento se encuentra a doce kilómetros del “pueblo del molino”, muy cerca del ingreso a las cascadas Nant y Fall, tres impactantes saltos de agua que integran un área natural protegida.

Actualmente, poco más de tres hectáreas de su chacra están dedicadas al cultivo de veintisiete variedades de tulipanes que se extienden en hileras de hasta cuatrocientos metros. El horizonte se vuelve un mágico y fragante tapiz de rojos, amarillos, lilas, blancos, negros y rosas, con las montañas de fondo. Un espectáculo único y efímero.

En este rincón de la cordillera las condiciones climáticas y las características del suelo se presentan muy favorables para el cultivo de los bulbos. Las primeras semillas vinieron de Holanda en 1996 junto a técnicos floricultores de los Países Bajos para capacitar a los productores, a través de un programa provincial que impulsaba la Corporación de Fomento (CorFo) de Chubut.

Comenzaron con ochocientos metros cuadrados de producción y llegaron a tener seis hectáreas de cultivo, hasta que en 2008 las cenizas del volcán Chaitén, en Chile, arrasaron con dos hectáreas de flores. Al año siguiente, una gran nevada en octubre, causó grandes daños a la producción. A pesar de las contingencias climáticas, el proyecto siguió adelante y hoy es el mayor productor de bulbos de tulipán del país: abastece a floricultores y viveros, mayormente en Buenos Aires, con una producción anual de cuatro millones de bulbos.

La producción de estas flores no es sencilla y demanda un trabajo meticuloso y casi artesanal todo el año. Los bulbos se plantan en mayo con una máquina especial que los deposita a la misma profundidad. En agosto las hojas de los tulipanes ya empiezan a asomar y se hace un control planta por planta, para detectar alguna virosis y apartar a los tulipanes que tengan alguna enfermedad. Los primeros días de octubre, como por arte de magia, frágiles y coloridos abren sus pétalos al sol. La postal sólo dura un mes y medio, en el mejor de los casos, si es que los fuertes vientos patagónicos, alguna llovizna o helada, no los castigan antes. A mediados de noviembre, las flores se cortan a mano una por una. En el mes de enero se cosechan los bulbos con maquinaria traída de Holanda y se llevan a una planta de almacenamiento. Allí se separan según su tamaño y se guardan en una cámara de conservación con temperatura controlada. Los bulbos seleccionados para la venta parten rumbo al comprador en transporte especial.

Durante el período de floración, la chacra abre sus puertas todos los días de 8 a 18 horas para que los visitantes puedan acercarse a pasear entre los tulipanes, tomar fotos y contemplar este espectáculo natural único en la Patagonia.

DÓNDE QUEDA:  
Plantas del Sur (Campo de Tulipanes)
Ruta Nacional 259 km 52, Nant y Fall, Trevelin, provincia de Chubut, Argentina
tulipanestrevelin@gmail.com

Secretaría de Turismo de Trevelin
Rotonda 28 de Julio
CP 9203 Trevelin, provincia de Chubut, Argentina
Teléfono: (02925) 480120 Rotonda 28 de Julio
turismo@trevelin.gob.ar
Facebook: Turismo Trevelin

80%
Awesome
  • Design
También podría gustarte