Trekking con raquetas de nieve: otra forma de explorar la montaña

#Descubrir

Las caminatas con raquetas son la opción ideal para hacer actividad física, transitar el bosque y descubrir la magia del paisaje invernal en estado puro. En esta nota te contamos todo lo que necesitás saber antes de emprender una salida.

Texto: María Eugenia De Cicco
PH: Gentileza  Andemita Patagonia


El invierno puede resultar una época difícil para quienes no esquían ni hacen snowboard y, aun así, quieren salir a la montaña y disfrutar de la nieve. En este sentido, el trekking con raquetas de nieve es una muy buena opción. Entrevistamos a Juan Carlos Queirolo (Andemita Patagonia), guía de montaña AAGM/UIMLA para conocer de qué se trata esta actividad y qué recaudos debemos tomar antes de emprender una salida a la montaña. 

-¿Qué público se acerca a esta actividad? 

-De a poco, ha surgido un público que busca opciones de aventura en el invierno, por lo que las caminatas con raquetas son accesibles para el turista convencional activo o para quien quiere salir a la montaña en invierno. A diferencia del esquí, no requiere de mucha habilidad técnica desarrollarla, simplemente podés calzarte unas raquetas y bastones y salir a caminar. Lo que sí requiere es conocimientos de nivología y montaña invernal para hacerlo de forma segura. Necesitás contar con buena indumentaria y tener buen estado físico, porque no es lo mismo hacer una caminata en verano que caminar en nieve virgen, ya que el esfuerzo es mayor. La caminata con raquetas también es muy buena opción para quienes ya esquían y quieren cambiar de actividad por unos días porque el Cerro está cerrado o quieren alejarse de la multitud. 

-¿Qué características debería tener el terreno para hacer una salida con raquetas? 

-El trekking con raquetas es muy agradable en terrenos planos o de poca pendiente, pero la realidad de Bariloche es que no hay muchas zonas con esas características que acumulen buena cantidad de nieve. Por tal motivo, solemos salir a terrenos montañosos buscando pendientes suaves. La inclinación del terreno es muy importante, no es lo mismo caminar sobre una superficie plana, que transitar nieve fresca ganando altura. La pendiente es más desafiante con raquetas y en nieve virgen abrir huella es un trabajo extra. Lo fascinante de la nieve es que cambia constantemente. En el mismo sector podés hacer una caminata con buena nieve, firme y compacta, y unos días más tarde esa misma nieve puede estar “sopa”, más pesada y difícil de progresar, enterrándote hasta la rodilla. El manto de nieve que tenemos en Patagonia Norte en general es bastante benigno y más estable, comparado con el tipo de manto de nieve que hay en el hemisferio Norte. El trekking con raquetas, como toda actividad invernal, está condicionada a la estabilidad del manto de nieve, es decir, el riesgo de avalanchas. Pero como en general no buscás transitar pendientes escarpadas (de más de 30 grados), el riesgo es un poco menor. En cambio, en el esquí de travesía, por ejemplo, recorrés extensiones más grandes y las pendientes más divertidas están entre los 30 y 40 grados, terreno muy propicio para avalanchas. Para hacer trekking con raquetas, esas pendientes son demasiado escarpadas y desafiantes, lo que reduce intuitivamente la exposición. 

-¿Recomendás esta actividad para hacer con chicos o adolescentes? 

-La primera consideración es el clima, el frío y el ambiente más hostil sin duda se hace sentir en los peques. Tienen que tener buen equipo para que la pasen bien. Debido al tamaño de las raquetas, que exige caminar con las piernas más separadas y por el peso de las mismas, es difícil que un niño muy pequeño (menos de 9 años) pueda usarlas, pero sÍ pueden seguir el sendero ya compactado por adultos y adolescentes, ya que un niño pesa mucho menos y no se entierra fácilmente en la huella. Cualquier niño/a de 10 años o más deportista, ya puede realizar la actividad, ¡mientras que tenga actitud!

-¿Qué aspectos es necesario tener en cuenta antes de emprender una salida?

-En invierno salir bien equipado es fundamental. Hay que planificar muy bien, conocer el pronóstico del clima, no salir si habrá tormenta o si acaba de nevar considerablemente. Siempre podés esperar un día o dos que todo se estabilice. Hay que saber muy bien qué llevar y siempre salir en un horario prudente, ya que los días son más cortos. Conocer las condiciones de la nieve, conocer si el sendero está habilitado y hacer el registro de trekking, avisar a algún amigo o familiar que vas a salir y a donde. Chequear el reporte del Peligro de Avalanchas del CIAV (Centro de Información de Avalanchas) en su web o redes sociales para saber donde es recomendable transitar y donde NO. Otra recomendación es ser conscientes que en invierno los senderos no están marcados y las huellas se pueden borrar por nieve nueva o por el mismo viento que la traslada. En verano, vos podés usar referencias del sendero para guiarte, pero en invierno se cubren de nieve y el bosque luce homogéneo. Es más fácil perderse, así que hay que estar atentos. Si te desorientás, siempre podés volver siguiendo tus propias huellas para guiarte. En cuestiones de seguridad, no hay mucho margen de error. Si no tenés experiencia previa, para aprender todo lo relacionado a salir a la montaña durante el invierno, lo recomendable es salir con algún grupo que sí lo tenga o contratar un guía de montaña o tomar un curso de montaña invernal. Luego de ganar experiencia y habilidades, podés salir con mayor libertad y seguridad. 

Foto: @andemita_patagonia

-¿Qué ventajas tiene contar con los servicios de un guía para salir a la montaña?

-Son varios aspectos. Por un lado, está la seguridad. El profesional es quien va a evaluar los riesgos y las condiciones para que la actividad sea segura. El guía también va a poder anticipar y planear una salida acorde a su público para que la pase bien y según su estado físico, poder hacer una actividad más exigente o más tranquila. Y por último, el conocimiento del guía sobre el terreno y las habilidades técnicas, no sólo sabe sobre la flora, fauna e historia del lugar, sino que también puede enseñarte cómo estar cómodo en ese ambiente, cómo moverte en la montaña y cómo evaluar los riesgos inherentes a la actividad. Un guía de montaña eleva la curva de aprendizaje y criterio de sus clientes si ellos aprovechan la experiencia.

-¿Cuál es la indumentaria y equipamiento recomendado para una salida con raquetas?

-Lo ideal es salir con indumentaria abrigada, impermeable y transpirable (ropa técnica), buen calzado (botas de trekking o montaña), guantes y lentes de sol. Siempre se recomienda llevar una capa de abrigo extra, linterna, protector solar, gorro de abrigo, etc… Además, meter en la mochila una colchoneta aislante para sentarse, comida y té caliente. Utilizar bastones de trekking es fundamental porque caminás con las piernas un poco más separadas, entonces necesitás contar con los apoyos. Los bastones tienen que tener rosetas grandes para que no se entierren tanto en la nieve, son los mismos bastones de trekking pero con la roseta más grande. 

Foto: @andemita_patagonia

-¿Qué tipo de raquetas de nieve se consiguen en el mercado?

-Principalmente se dividen en dos tipos: hay raquetas de plástico y otras con perfil de aluminio y una lona plastificada. Las de aluminio funcionan mejor con nieve polvo y en lugares de poca pendiente ya que son más amplias y te sostienen mejor en la superficie. Las raquetas de plástico son más duras y de perfiles agudos que perforan mejor las capas de nieve dura. Son más polivalentes en los distintos tipos de nieve que encontramos aquí. La base es más rígida y tienen grampas metálicas que se clavan en nieve congelada. Después dentro de cada tipo, hay distintas calidades, más livianas, más resistentes. En Bariloche no se consiguen muchas opciones, lamentablemente, no hay mucha variedad. 

-¿Cuáles son los lugares que recomendás para hacer salidas con raquetas?

En Bariloche, los mejores lugares para hacer caminatas con raquetas, considerando de menor a mayor dificultad, serían: el Cerrito San Martín, simple, accesible y seguro. Luego, el Cerro Otto, también tiene esas mismas características. El Cerro Chalhuaco ya un poco más agreste y con terreno más variado. Es una zona en general segura dentro del bosque pero hay que tener cuidado de no perderse. El Cerro Villegas en la estepa luego de esas tormentas que vienen del Este. El Cerro Goye sería el siguiente que ofrece excelentes vistas y un marco bastante seguro. El Bella Vista tiene pendientes más fuertes y más desafiantes pero disfrutable con buena nieve. El Cerro López vía el Refugio Extremo Encantado es una muy buena opción, segura y con excelentes vistas. Mismo en el Cerro López, hasta el Refugio López en general se presentan condiciones buenas, ya desde el refugio hacia la cumbre, es terreno mucho más técnico y peligroso, se requiere equipamiento para avalanchas y técnicas de rescate. Luego hablando de destinos para salidas de más de un día serían: Refugio Jakob con una aproximación larga en kilómetros pero segura durante casi todo el invierno, el Refugio Frey sin duda es un clásico pero mejor tener algo más de experiencia. Y como opción bien agreste tendríamos la Laguna Ilon con los domos que están abriendo durante el invierno. Sin duda cada temporada, iremos encontrándonos con más y más personas disfrutando el invierno y la montaña blanca, con sentido común y buen equipamiento, es un entorno increíble para salir a explorar!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.