El amor se dice de muchas maneras

Reverberaciones

174
TXT: Ángeles Smart @anquismart

El ser se entiende de muchas maneras, pero estos diferentes sentidos se refieren a una sola cosa.

(Aristóteles, Metafísica)

Cuál es el principio único al cual se refieren todas las formas del amor es lo que estoy tratando de encontrar. Pero esta analogía (el decirse de muchas maneras) del amor es lo que hace que sea tan difícil de asirlo o definirlo. De ahí la esperanza de dar con una imagen que pueda desplegar aquellos varios modos en los que lo podemos reconocer: el amor sosegado pero también el tormentoso; el amor irrecuperable de los primeros tiempos; el amor incondicional y a prueba de todo, el amor más bien volátil y siempre efímero… Eso me gustaría: dar con una imagen que exprese esos amores que, si bien tienen algo de lo mismo, también son siempre otros.

Si tuviera que elegir diría que el amor es como la nieve que cae en la madrugada y todo lo transforma. Pero también me imagino que es como la tibieza del sol en un día de otoño, cuando sus rayos iluminan las hojas amarillas y rojas de las Lengas y los Raulíes. Pienso que el amor es como mirar de lejos una ciudad iluminada. También que está en las llamas crepitantes de las chimeneas en las novelas de D. H. Lawrence y en las bombitas prendidas de las instalaciones de Félix González-Torres.

Al amor también lo vi en ese corazón de Flora Zazu que estaba a la entrada de la muestra MATRIZ que realizó en la Sala Frey en enero del 2020. Lo llamó Recordar (lápiz sobre papel y caja de luz, 2019) en alusión a ese “volver a pasar por el corazón” al que se refiere el verbo. Son 17 dibujos sobre sucesivas capas de papel manteca a partir de un contorno en alambre y al que le fue tejiendo el interior con otros alambres. Me gusta pensar que cada una de esas líneas y trazos que fue haciendo Flora Zazu introduciendo el lápiz entre los alambres representan las innumerables formas alternativas de conectar con el amor.

Porque el amor es como un puente, como un fractal. El amor no es solo uno, ni permanece siendo el mismo. Siempre se enriquece al variar en su belleza. El amor es un poco barroco, barroso, pomposo. El amor todo lo ilumina, todo lo mejora, todo lo libera, todo lo decora.

Más info:

Flora Zazu | +54 9 2944 65 6462

Félix González-Torres

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.