Darle luz al instante

#FOTÓGRAFOS

“De luces y sombras” es una selección de fotografías en blanco y negro de paisajes de la Patagonia, donde Patricio Rodríguez despliega su técnica y, sobre todo, su sensibilidad para capturar la belleza y magnificencia de la naturaleza.

Texto: María Eugenia De Cicco
PH: gentileza Patricio Rodríguez


“Hay lugares que me sorprendieron y aún lo hacen”, dice con voz calma y relata: “el volcán Lanín, los ríos y los lagos, los cerros moldeados por el viento y la nieve, incluso, me maravilla ver en algún rincón árido e inhóspito, un hilo de humo que sale de una chimenea y saber que alguien vive ahí, un poblador que puede estar solo o con su familia”. Es que la fotografía ha llevado a Patricio Rodríguez a recorrer los vastos caminos cordilleranos, para capturar su extraordinaria y atrapante fisonomía.

De niño, se sumergía en las historias y fotografías de la revista National Geographic y soñaba con tener ese trabajo. La primera vez que tuvo una cámara réflex entre sus manos fue durante su adolescencia. Jugaba con el foco manual y probaba distintos objetivos. “Creo que era una Nikon F o algo similar. Era una sensación de magia total”, recuerda.

Legendarias (foto de Patricio Rodríguez).

 

Con 19 años hizo su primera foto desde una avioneta sobre el mar, con una Voigtländer con un lente fijo de 35 mm. “El sentimiento era ambiguo, por un lado, quería seguir volando, pero también quería bajar lo antes posible para revelar el rollo de 36 fotogramas”, cuenta.

En 1996 empezó a estudiar fotografía con Ricardo Tomić en Mar del Plata. Con él aprendió las bases de la fotografía y el revelado en blanco y negro. “La sensación al ver aparecer lentamente la imagen en el papel es absolutamente emocionante, te hacía sentir un ‛creador’. Sin darte cuenta se te pasaban las horas en el laboratorio, entrabas a las 9 de la noche y podías salir a las 6 de la mañana”, sostiene.

Tensa calma (foto de Patricio Rodríguez).

 

En el 2000 se mudó a Ciudad de Buenos Aires para comenzar su etapa profesional. Trabajó para medios nacionales e internacionales con la cobertura del “Mundial de Rugby Seven” y el “Mundial Juvenil de Fútbol sub-20”. Tres años después, llegó a San Martín de los Andes, donde reside hoy. Desde entonces, es reportero gráfico en el Diario Río Negro. Más recientemente, ha incursionado en el fine art para plasmar los escenarios más impactantes del sur, en una búsqueda tanto personal como artística. Se trata de fotografías impresas en técnica giclée, en papeles libres de ácidos y con tintas de pigmentos naturales que aseguran que la obra perdure por cientos de años. “La fotografía en blanco y negro me atrapa e intuyo que es porque puedo expresar mis sentires a través de la imagen. Desde lo técnico, me gusta la profundidad que da el monocromo, con la calidad de los papeles queda hermoso. El color te da espectacularidad, pero el blanco y negro te invita a detenerte y observar qué te pasa”, asegura.

Huechulafquen (foto de Patricio Rodríguez).

 

Sobre su manera de entender la fotografía, dice: “Uno no sólo hace fotos con lo que ve sino con lo que siente en ese momento. Además, en cada imagen está involucrada la música que escucho, las charlas que comparto, las películas que veo, los libros que leo, los amores y desamores. Las imágenes nacen de esas experiencias, sentimientos, ideas y pensamientos. Elijo la profesión de fotógrafo, como medio de expresión, donde lo más gratificante es poder generar ‛sentires’ al espectador a través de una foto”.

La Patagonia es mágica, pasan los años y no deja de maravillarme su inmensidad, la cruda soledad, su riqueza natural, su inhóspito carácter, todo eso me genera tantos sentires.

Sus fotografías se exhiben en distintos hoteles de San Martín de los Andes, Junín de los Andes y Villa Traful y en el Aeropuerto Carlos Campos, en San Martín de los Andes. En enero de 2023 expondrá su obra en la Muestra de la Sociedad Rural de San Martín de los Andes.

Patricio Rodríguez

WEB | Instagram

También podría gustarte