Ultimate magazine theme for WordPress.

PATO CRIOLLO :: Cairina moschata

NATURA-01

FOTO FRANCISCO BEDESCHI

El pato criollo pertenece a la familia de las anátidas y es originario de la América del Sur tropical y subtropical. Por existir dos variedades con muy claras diferencias fenotípicas, una silvestre y una doméstica, se ha propuesto dividir esta especie en dos subespecies.

De la especie silvestre original, gracias al manejo por comunidades indígenas, se derivó desde tiempos precolombinos la subespecie doméstica conocida en toda Latinoamérica como pato criollo (Cairina moschata domestica), la cual presenta importantes variaciones: debido a la selección por el hombre y a la menor necesidad de volar para buscar su alimento, se han hecho más pesados  y por ello han perdido la capacidad de volar largas distancias como sus congéneres silvestres. Su plumaje suele ser menos lustroso y más variable, siendo muy comunes los ejemplares con vientre, cuello y rostro blancuzcos. Los colores no son siempre uniformes en todos los individuos: hay ejemplares totalmente blancos o sólo negros, así como grises, marrones y con diferentes combinaciones de estos colores. En el estándar argentino existen 4 variedades reconocidas: el blanco, el negro, el overo negro y el overo azulejo.

Su hábitat natural típico corresponde al de los sitios arbolados con suficiente agua dulce, preferentemente en humedales, lagunas o en cercanías de arroyos o ríos de corriente lenta. En tales zonas se les suele encontrar posados sobre las ramas de los árboles próximos a los espejos o corrientes de agua. La subespecie doméstica vive además en climas templados y sin los requisitos de tanta humedad o arbolado.

Comparándolo con otros patos, su crecimiento es bastante mas lento pero es un ave que llega a tener gran tamaño. En base a esto  se advierte su marcado dimorfismo sexual, ya que el macho pesa aproximadamente el doble que la hembra, situación que no se da en otros géneros de patos.

También podría gustarte