Nené: mucho más que un bar

#Gastronomía

161
TXT: Cintia Soldatich
PH: Cortesía de Nené por Elias Bercu Gómez & Yusthin M.

Nené Bar y Club Social  tiene un año en Bariloche y ya logró convertirse en el lugar distinto de la ciudad. Es descontracturado e informal pero cuenta con una propuesta gastronómica con toque gourmet,  en donde se destaca la coctelería de autor y  su selecta carta de vinos.  La esencia del lugar es que todos se sientan cómodos y que puedan disfrutar tanto de lo culinario como de lo cultural,  en un lugar ambientado de manera moderna y ecléctica.

Cuando Joaquín Facio y Melina Lázaro se conocieron hace doce años en la ciudad de Bariloche nunca imaginaron que terminarían fundando NenéMelina inició su camino gastronómico en 2009 abriendo su primera pizzería en la ciudad y Joaquín, desde muy chico hizo experiencia en cocinas de reconocidos hoteles cinco estrellas, restaurantes y otros proyectos. Su especialidad es la pastelería, pero su amor por la gastronomía lo llevó a crear junto a su socia el lugar que buscaban y no encontraban en Bariloche; un espacio con una propuesta gastronómica de nivel pero que al mismo tiempo sea relajado, donde lo gourmet no sea sinónimo de estructura y en el que la barra de cócteles sea protagonista por encima de la cerveza.

“Queríamos aportar algo distinto, quisimos darle importancia a la coctelería y ofrecer comida pensada…  Como consumidor no encontraba un lugar que tuviera una buena propuesta gastronómica  y que al mismo tiempo sea distendido; en el que uno coma realmente bien y haya buena coctelería, y no sólo cerveza.” comentó Joaquín.

La propuesta gastronómica de Nené es variada, hay opciones gourmet como el tartar de salmón, el carpaccio de lomo o la trucha al papillote, y también clásicos como hamburguesas de pollo o ternera. Y algo que no pueden dejar pasar: sus pizzas artesanales. Pizzas realmente especiales, realizadas con fermentación natural y levado en frío por 72 horas, son más livianas y son cocinadas en un verdadero horno napolitano a leña.

Por supuesto, también se adaptaron a la demanda actual por lo que cuentan con variantes veggies como la berenjena ahumada, o el raviol de quinoa y berenjena asada, pedidas tanto por veggies como por carnívoros.  Y sus postres (especialidad del pastelero Facio) son el broche de oro para la cena: suspiro limeño, trifle de frutos rojos o el volcán de chocolate. En la coctelería está al mando Joaquín Puente,  un bartender con amplia experiencia internacional acompañado por su coequiper, la bartender Ana Clara Barbosa, quienes preparan cada cóctel con suma dedicación.  Si hablamos de clásicos el «Espresso Nené» no falla y para quienes prefieran los sabores más dulces «Ambar» es el hit.

Todos los días son distintos en Nené, es mucho más que un restaurante o un bar, se convirtió en un verdadero club social. Lázaro lleva adelante la organización de la agenda cultural que cuenta con: proyecciones de  Ciclo Independiente coordinadas por la cineasta Irene Franco, muestras de arte permanentes e itinerantes curadas por Sofía Courtaux, noches de Jazz “Jam Sessions” en las que la hay “open Mic” (micrófono abierto) que invita a los presentes, con coraje o pasta de músico o quién quiera, a subir al escenario a cantar, generando noches encantadoras. También hay ciclo de música electrónica de la mano del DJ Nico Cano e invitados. Y como si fuera poco, hay ciclos de poesía,  obras de teatro o comedias. Y en lo gastronómico innovan con noches “Pop Up”, en la que distintos chefs son invitados a la cocina de Nené para deleitar a los asistentes con propuestas “fuera de la carta”.

Sin dudas, Nené es un lugar para repetir  y así poder explorar al máximo lo culinario, lo cultural y sentirse parte del club.

 

Pueden consultar la agenda cultural en sus redes @nenebar

Dirección: San Martín 672, Bariloche.

Todos los días desde las 18:00 horas.

Reservas: + 54 9 294 4504831

¿Ya fuiste a Nene?

Te pedimos nos cuentes tu experiencia en estos breves puntos:

82%
Recomendado
  • Los cocktails
  • El lugar
  • El servicio y atención
  • Relación precio-calidad
  • El menú

Resumen