Ultimate magazine theme for WordPress.

Food trucks: espíritu itinerante

Los famosos "camiones de comida" -surgidos en las grandes urbes del mundo- desembarcaron hace tiempo en la ciudad de Buenos Aires y coparon todas las ferias gastronómicas habidas y por haber. Incluso, recientemente, también inundaron las calles porteñas. Y en la Patagonia ... ¿para cuándo?

DSC_0821
17155939_239566303174417_1609575230138626531_n

Nadie puede dudar que los food trucks serán la próxima tenden­cia gastronómica que, even­tualmente, llegará a la Patagonia para quedarse. Actualmente, la normativa que regula esta actividad no está regla­mentada en la mayoría de las ciudades del sur argentino para que los faod trucks puedan funcionar en la vía pública -tal como lo permite su naturaleza itineran­te-. Por este motivo, su existencia hoy se limita a eventos privados y una circula­ción restringida.
Uno de los emprendimientos pioneros en la ciudad de Bariloche es “Sr. Mezcal Comida Callejera”, un faod trailer especialzado en comida latina, comandado por Luis Ignacio Herrera y Ezequiel Galeano, ambos con larga experiencia en gastronomía hotelera y restauración. Mezcal ofrece sus servicios de catering y barra móvil en eventos sociales tales como casamientos, cocktails, catering para empresas, etc. Tacos, burritos, are­pas colombianas, cebiche y tiraditos peruanos son algunas de las especia­lidades de Sr. Mezcal, que integra la “Agrupación de Foodtrucks de la Pata­gonia”, que ya reúne a más de quince emprendedores. “Somos la punta de lan­za de lo que se vendrá con respecto a esta gastronomía móvil, que ya figura en todo el mundo desde hace tiempo. De a poco, iremos teniendo más presencia en fiestas y festivales”, señala Herrera.
En Neuquén capital se inauguró a fines de junio un parque para food trucks en un sector de la Plaza de la Mujer, en Diagonal 9 de Julio y Antártida Argentina. En un principio serán sólo cuatro puestos móviles de comidas con el objetivo de incrementar su número hacia el verano y convertir la zona en un nuevo polo gastronómico.
Comer al paso, sin largas esperas, rico, seguro y a un precio razonable sería una excelente opción para los consumidores y una fuerte apuesta para diversificar y mejorar la oferta gastronómica en la ciudad. Entonces … ¿Para cuándo la re­glamentación?

También podría gustarte