22 de marzo: Día Mundial del Agua

#Actualidad

86
TXT: Cintia Soldatich
PH: Aire.life

Somos agua. Tres cuartos de nuestro cerebro y nuestro corazón, el 83% de nuestros pulmones y el 31% de nuestros huesos son agua. Sin líquidos, un individuo puede vivir sólo 15 horas en un entorno extremo y tres días en condiciones normales. En el mundo hay dos mil millones de personas que no pueden acceder al agua potable. Y desde 2020 este bien finito, cotiza en el mercado de valores futuros de Wall Street.

El acceso al agua potable es un derecho humano, pero recién en 2010, la ONU reconoció que “el acceso al agua potable y el saneamiento, es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. Es un derecho para toda persona sin discriminación, a disponer de agua suficiente, segura, aceptable, accesible y asequible para uso personal y doméstico, y comprende el agua para el consumo, el saneamiento, la preparación de alimentos y la higiene personal y doméstica”. Sin embargo, una de cada tres personas no tiene agua potable, y para el año 2025 la mitad de la población mundial vivirá en zonas con escasez de agua.

El valor del agua va mucho más allá de su precio, tiene un valor enorme y complejo para nuestra vida: está en nuestros hogares, alimentos, cultura, salud, educación, economía y la integridad de nuestro medio ambiente natural.

Por eso, resulta irrisorio que actualmente cotice en Wall Street, la actual cotización se construye sobre la base del índice NQH2O (The Nasdaq Veles California Water Index), que es la relación entre la utilidad hídrica y la disponibilidad. El precio actual de 529,58 dólares por acre y está fijado en función de las 4 cuencas del Estado de California. De todos modos, en unos años esta cotización puede llegar a América Latina.  Pedro Arrojo-Agudo, relator especial de la ONU sobre el derecho al agua potable y al saneamiento, alertó: “no se puede poner un valor al agua como se hace con otros productos básicos comercializados. El agua es de todos y es un bien público”.

En este 2021 la ONU propuso valorar el agua desde distintas perspectivas:

  • Las fuentes de agua como recursos hídricos naturales y ecosistemas.
  • Las infraestructuras hidráulicas de almacenamiento, tratamiento y suministro.
  • Los servicios relacionados con el agua potable, de saneamiento y servicios de salud.
  • El agua como insumo para la producción y la actividad socioeconómica, tales como alimentación y agricultura, energía e industria, empresas y empleo.
  • Los aspectos socioculturales del agua como las cualidades recreativas, culturales y espirituales.

Debemos valorar y defender que el acceso al agua y el derecho a su acceso, es un derecho humano y debe respetarse como tal. Pero también es menester que cada individuo cuide y valore este bien como único y finito.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.