Blanco

Reverberaciones

154
TXT: Ángeles Smart

No sé si me gusta la nieve porque es blanca, o me gusta el blanco porque la nieve es blanca.

La pintura de Raúl Soldi, ‘Blanco, el más albañil de los colores’, me enseñó a mirar con nuevos ojos aquellas de sus obras en las que prevalece el uso de ese color. Sobre el ‘Cuadrado blanco sobre fondo blanco’ de Kasimir Malevich podría estar hablando horas y horas, ante la mirada perpleja de algunos que parecieran estar pensando “¿está hablando en serio?”. Los tajos de Lucio Fontana que siguen su ‘Manifiesto Blanco’ de 1946 no me cautivaron nunca tanto, pero tienen el afortunado privilegio de tener un lindo origen.

Las rosas blancas, los manteles de fiesta, los “corderitos” en el lago, los dientes de mis chicos, los delantales estudiosos de las escuelas públicas, los corderitos reales en el campo, las cocinas modernas, las perlas falsas, las sábanas blancas, las bolitas de nieve o perlas de la virgen, el algodón de azúcar, la tiza en mis manos, las guardas de broderie, las salinas en el norte, los cúmulus nimbus, los vestidos de las novias, las estrellas en el cielo, las iglesias en los días de primera comunión.

No sé si todas estas cosas me gustan porque son blancas, o me gusta el blanco porque la nieve es blanca.

Vassily Kandisky en Sobre lo espiritual en el arte dice que si bien todos los colores resuenan en nuestro ánimo, desde el blanco no nos llega ningún sonido. Él es un gran silencio. Pero no el silencio de un fin a la manera del negro, sino el silencio desde donde todo puede ser alumbrado. Es el eco de la nada primitiva, “tal vez el sonido de la tierra en los tiempos blancos de la era glaciar”. La posibilidad –el ser en potencia- con la fuerza semántica y metafísica que conlleva, detiene, por unos momentos, la irrevocabilidad de lo fáctico; permitiendo, a partir de ahí, la primera aparición de las variantes alternativas del mundo. Así el blanco es el color iluminado de lo posible. En él están presentes todas las oportunidades, la inmensidad de expectativas, la riqueza de mil novedades. Nombrados todos los futuros. El tiempo y la vida hacen el resto.

No sé si el silencio de las mañanas nevadas en el invierno me gusta porque son blancas, o me gusta el blanco porque la nieve es blanca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.